Día de Muertos VS Halloween: Segunda Parte

Ésta bella imagen pertenece a Niña Murciélago.

El por qué de que cada vez se festeje menos el Día de Muertos

En el post anterior hablé acerca de la preferencia que tienen la mayoría de las personas de éste país por el Día de Muertos sobre el Halloween, y de que suelen basar esa opinión en creencias carentes de fundamento alguno, pues toman como verdad absoluta lo que les dijo su comadre, que porque "es re sabia".

Como lo había comentado en la primera parte, mucha gente ha notado que poco a poco está desapareciendo la tradición del Día de Muertos, lo cuál no ha sido a causa del Jalogüín, como afirman, pues los verdaderos culpables son los vendedores de los mercados que pretenden que compremos los elementos de la ofrenda a precios ridículos, pues en muchas ocasiones llegan a superar el 300% de su precio original.

Ahora, por ejemplo, los artesanos que elaboran las calaveritas de azúcar, las dan a un precio justo, pero el hecho de que los comerciantes las revendan en lo que se les da la gana con la finalidad de "ganarles más", no sólo acaban con el interés de la gente de conservar las tradiciones, sino que provocan que la demanda sea menor, por lo que muchos artesanos terminan por abandonar el oficio, lo que se convierte en un círculo vicioso que podría hacer desparecer esta mítica costumbre.

El Halloween en cambio logra ser mucho más barato, pues uno mismo puede elaborar sus adornos con lo que se le ocurra. El problema del Día de Muertos es que prácticamente nadie hace en casa calaveritas de azúcar, ni pan de muerto, ni papel picado, ni esqueletos de papel maché, ni tampoco sembramos flor de cempasúchil*, pues estamos acostumbrados a comprar todo eso en mercados, panaderías, y (a veces) en florerías, respectivamente.

Una calavera de azúcar de aproximádamente 8 c.m. de alto, por 7.5 de ancho y 12.5 de largo, cuesta alrededor de $25.00, pero ¿saben en cuánto sale si la preparáramos en casa? Masomenos $5.00 .

Lo mismo pasa con los esqueletos de papel maché. Están hechos de hojas de periódico, pegamento o engrudo y un poco de yeso, todo sobre una base de alambre. Para su decoración se utiliza pintura acrílica, la cuál tampoco es cara. Una figura del tamaño de una muñeca Barbie tiene un costo promedio de $200, y si queremos alguna más grande, pueden llegar a sobrepasar los $1000.00.

Con el papel picado la cosa es más dramática, pues la diferencia entre el costo de producción y el de venta es abismal. Para que se den una idea: un pliego de papel china (con el que es elaborado) sale en unos 70 ¢ , y ya terminado se llega a vender en $10.00.

Partiendo de eso, me puse a investigar sobre la elaboración de ciertos elementos de la ofrenda, y me encontré con que no es tan difícil, sale muchísimo más barato y le pone un toque especial el que lo hayamos hecho con nuestras propias manos. Además, podemos rescatar la costumbre de ponerle nombre a las calaveritas de azúcar, pues hace años que no veo una sóla que tenga.

Y sobre el Halloween, también hay mucho que decir...




NOTA: Calaverita de azúcar.

*Casi puedo jurar que no se escribe así, pero seguiré buscando.


Share/Bookmark

3 comentarios:

dni. dijo... / 20 de octubre de 2009, 20:43  

Esta genial la ofrenda, & si el que desaparezca bien es en parte por ese ridiculo aumento en los precios de todo, y lo peor es que la gente que trabaja la artesania es la que queda mas "pior", eeeeeeen fin me gusta tu blo'
saludos (:

N. dijo... / 12 de noviembre de 2009, 16:37  

¿Dónde andas MAMBA? Te tenemos perdida.

=)

M A M B A dijo... / 21 de noviembre de 2009, 18:10  

Mi compu está en coma, espero poder estar de regreso pronto, aunque tenga que publicar desde un café internet :(.

Saludos!